Gaspareto y la familia super trash en Ofreshk, Ribaroja Valencia 2017


Ismael Rumbeaud, Oscar Mora y Carlos Llavata aparecen en un ejercicio de exorcismo colectivo en un entorno relajado y festivo en el cual como epíteto aparece el médium conocido como Gaspareto que va a conectar con los espíritus de grandes pintores como Van Gogh, Linchenstein, Pollock... estos dibujaran y pintaran a través del médium sus grandes obras de arte.
Todo funciona correctamente, hasta que según analizaron los especialistas, en plena invocación, se cuela, en nuestro mundo reencarnado, un policía armada (Pepe Llavata el gris), que según las evidencias persigue ya desde tiempo lejano al dicho médium para poner orden y que según denunciaba, una supuesta estafa del médium gaspareto y de todo su montaje, el gris armado, toma la justicia por su mano y en un meteórico juicio sumarísimo condena el acto con la ayuda de un publico condicionado por el terror de las apariciones y fenómenos paranormales, el gris con su escopeta que apunta al médium, ejecuta con un disparo a quemarropa al Van gogh que desaparece en miles de fragmentos, gracias al técnico cazador de espíritus Oscar Mora, que con su cámara especial de fantasmas, pudo obtener la instantánea del espíritu Gris en pleno acto. Tampoco sabemos, como Yelito pudo en tan corto espacio de tiempo, colocar dos flores blancas una en cada cañón de la escopeta, hecho que creemos que salvó la vida del famoso médium.



Equipo de supra fotografía: Oscar Mora, Ho Wai Fong y Yelito

"Ego bunker" Cabanyal Intim, Territori performance, 2015 Valencia

 "No, negativo, noviembre, para nada"  (10 h)
Cuando el equipo de Cabanyal Intim, y en su nombre Jacobo Pallarés me contactaron para comentarme que tenían la intención de agregar a su festival de artes escénicas un espacio para el performance art, me puse muy cachondo, por que todo lo que sea acercar mundos, romper fronteras, mestizar… me infunde motivación y ganas de vivir, aunque los cambios me incomoden…Cabanyal Intim reconozco, que  dio ese paso valiente, al invitar a un grupo de artistas de acción entre ellos un servidor de ustedes, para experimentar dentro del entorno escénico,  bajo el lema "Territori Performance”, y así acercarse vertiginosamente hacia un contexto mas familiar en las artes visuales que en las escénicas, o ¿es al revés?. No obstante, me alegró mucho, por que como digo, uno de los objetivos (¿obsesión?) que me oprimen, es el de poder vivir la performance fuera del “mundo de la performance”. Esto requiere un gran esfuerzo extra por parte del creador, organizador, crítico y publico, ya que deberán desplazar el ego/costumbres/formatos establecidos a un segundo plano y pensar en el objetivo de encuentro a través del medio en cualquier entorno ajeno al usual, tal vez, como la poesía hizo mucho antes dentro de la literatura.Existen dos razones fundamentales que me animan a liberarme de esta obsesión: primera, ¿quien de los artistas de la performance, cuando por ejemplo, alguien que acaba de conocer le ha preguntado por sus actividades profesionales, ha sabido definir tal actividad sin parecer un niño perdido o un alejado mental? ¿es la dificultad de ubicarnos en contextos establecidos la que provoca la exclusión y limita desarrollos novedosos? ¿no estamos destinados a pertenecer, a vivir en grupos heterodoxos buscando formulas de convivencia? Bien, pues ese desconocimiento social de una manera aún tan joven pero tan, a mi parecer, limitada y aislada del público por múltiples razones que no voy a descifrar ahora, me parece que ha creado un imaginario colectivo del que se deduce que alguien que hace performance es prácticamente un Drácula o un Jack el destripador. Esa primera razón es, como digo y según mi opinión,  acabar con ese desconocimiento social sobre nuestras actividades para poder trascender y producir el deseo que genera confianza en las artes para el interés general usando el esfuerzo y el sentido común desde el desarrollo crítico objetivo. 


La segunda razón es sin lugar a dudas la primordial, contar una historia personal en el tiempo y contexto actual,  teniendo en cuenta el entorno social-económico-político-religioso, y sin perder de vista el devenir global del mundo y del arte, creo firmemente que sin tener en cuenta estos factores al proyectar una idea solo se generará temor, miedo y desconocimiento hacia el público.De esta manera se forma el proyecto titulado bajo el lema “No, negativo, noviembre, para nada”  el antagónico militar  del “afirmativo, si, sierra, siempre” (del argot usado en el ejercito para asegurar sin genero de dudas una orden), obsérvese que en la fotografía de este post aparece un ego bunker, construido con ladrillos industriales (cerámicos), donde en su interior me encuentro durante 5 horas, solo aparece fuera de la estructura un brazo ofrecido, que es tomado en este caso, por una asistente del publico del que se apropia, estimula y manipula a su antojo, caricias, besos, mordiscos en el brazo y mano, mano que es dirigida por la participante a todas las partes intimas de su cuerpo, la emoción amenaza el desmoronamiento de una estructura que se tambalea y amenaza con provocar daños físicos, la estructura no lleva pastas fijadoras y esta suelta, esta acción, parece que no se sabe o no desea ser finalizada, todo esto ocurre, dentro de una sala vacía con un publico que observa y deambula con simultáneas performances en otros espacios del viejo edificio. En el Ego búnker el desconocimiento personal del entre artista y participantes del publico es absoluto. Aparte del brazo el resto del cuerpo esta ausente, enclaustrado, y limitado, la imposibilidad y los deseos protagonizan el encuentro…es pues el público  el que determinará el sentido total de la pieza, si es que lo tuviese.


fotografía Lorean

Ciutat Vella Oberta, Valencia 2013

"Ego bunker colapsado, sepultado y celebrandolo"
"Collapsed ego bunker, engulfed and celebrating it"

En esta situación, intentaba plantear variantes a la sólida idea de la presencialidad en la performance, tema muy debatido en la intimidad del entorno performativo. 
Esta acción planteada dentro de un festival que reivindica un barrio como zona de vida y cultura a frente una situación actual de gentrificación y especulación urbanística, enfatiza una realidad politico/economica que se proyectó desde los gobiernos locales para convertir el centro histórico en un lugar de turismo de copas y hoteles casa, así la idea de este proyecta homenajea y recuerda a muchos vecinos de siempre, que tuvieron que forzosamente emigrar a barrios mas asequibles y tranquilos. 
La perfomance-instalación está compuesta en sus elementos básicos por el ladrillo industrial (cerámico) como símbolo de la construcción-crisis, el cual sepulta a una persona como si de un derrumbe se tratara, la presencia del artista solo queda retratada por un brazo alzado que mantiene una copa de vino durante tres horas, unos focos de la construcción y la señalizan la obra que está aconteciendo.

                   
                                        photography by Eva Mañez

Bilbao art district 2013 - "Ego Bunker " con intervalos sonoros y presentación de La performería 002 en galería Windsor Kulturgintza

Ocupación de la calle Ajuriaguerra, situaciones con Churruca-Fausto-Llavata.
Fausto Grossi y Ramón Churruca me invitaron a este evento a través de la galería Windsor Kulturgintza  para vivir un happening de dos días de duración en un entorno cultural bastante formal, muchos artistas, galerías y ojeadores y lo mas importante, gente, mucha gente local en un fin de semana soleado en Bilbao con muchos niños correteando por la calle Ajuriaguerra mientras sus padres disfrutaban de los magníficos pinchos bien regaditos con vino de la taberna, no habían coches y queríamos disfrutarlo. Hasta allí marche con mi ego en una maleta y con la evidente incógnita  que produce el hecho de tener que interactuar con dos artistas de tal calibre, sin un rumbo definido aunque nos sabemos bien y llevamos la pasión por bandera, eso si, la calle era nuestra.

A primera hora del sábado en la desierta calle citada y mientras la estructura de madera del kiosko se iba construyendo, comenzaron las tensiones, ya que Ramón necesitaba asistencia para su montaje , Fausto andaba recién operado de la cadera y yo andaba con un pallet de ladrillos, queda claro que me tocó ayudar en la construcción de la chabolita, mi vástago que conmigo vino, tenía entonces tres años y también nos ayudaba, así que me encontré agotado, antes de que la gente hiciera acto de presencia.
Cuando empezó a llegar público, encontré niños, iban llegando mas y mas, apresuradamente improvisé, con medio saquito de escayola que encontré en una obra cercana, una tiza gigante del tamaño de un ladrillo y comencé a escribir en el suelo de la calle “No me cuentes mentiras”, que como un imán, los atrajo, y como por arte de magia, la calle se convirtió en un bosque de hobbits pintándolo absolutamente todo con tizas de colores que fuimos suministrándoles a medida que se les acababa, al mismo tiempo Grossi con ayuda de los infantes, empapelaba paredes con grandes fotocopias de si mismo a tamaño natural con textos que rezaban: "Que comience el espectáculo" y Churruca movía de un sitio a otro sus obsesivos pensamientos fotocopiados o escritos a mano muy ampliados en paneles de forex con frases definitivas: "el arte institucional conceptual me aburre"...y es que la vitalidad de aquellos chavales fueron el detonador de aquel proceso memorable. De esa manera es como mi pallet de ladrillos se convirtió en un puesto de intercambio de tizas en pago por la tiza recibía un gesto, poema o baile, lo que me ocupó muchas horas. Otros artistas invitados aparecían, Raul Romo con su saxo,  DJ (Heren Bst) ocupaban el kiosco creando una atmosfera sonora formidable, ahora  mi puesto de ladrillos se había convertido en un trono donde te podías sentar para ver un guitarrista tocaba en la calle mientras definitivamente aparecía el “ego bunker” (véase el post de cabanyal intim: ego bunker) donde permanecí cerca de 4 horas.
Por otro lado se hizo la presentación del fancine La Performería dentro del kiosko donde con una sarten los pasaba por la plancha caliente para marcar la blanca portada del mismo, al gusto del comprador. Tan solo remarcar que en Bilbao Art District, la pintura de los niños se hace cada año, a pesar del pseudo anonimato en que quedó el proyecto por parte de los medios y de la organización del festival. Y uno conspira al no entender porque, ¿o si que lo entendemos? aunque el caso es los que lo vivimos nos sabemos bien.

                                                   

Fotografia (photography)  Anabel Barrio
Francisco Escudero, Ramon Churruca y Felipe Uribarri

mas información del proyecto

"Ego Bunker" sesiones polivalentes: De Profundis, Hangar, Barcelona 2015

Los artistas residentes de Hangar, decidieron incluirme junto a ellos en una de sus sesiones polivalentes que titularon De profundis.

images  by Mario Santamaria y Marc Serra

"La Pareja" / "The couple" Valencia 2017

Aparición de Begoña Llavata Vs Carlos Llavata en una performance dentro de un seminario de psicología especializado en las relaciones de pareja donde diferentes conferenciantes ilustraban claves para mejorar nuestras relaciones. En nuestra performance tratamos de mostrar graficamente un fragmento tempo-sensorial de una pareja. Sucedió en la librería Ramon Llull de Valencia y organizaba el inovador psicologo Nacho Coller.
Ambos estan sentados en una mesa de frente, usan guantes de boxeo y tienen que pelar una naranja con un cuchillo, al mismo tiempo existe una conversación basada en un chiste popular:"si tu eres tu y yo soy yo, ¿quien es mas tonto de los dos? pero el orden de la frase se rompe y se desarrolla en un absurdo conjugado con la imposibilidad de realizar el objetivo de pelar y ofrecerse la fruta el uno al otro. Pelar una naranja a alguien, para mi es simbolo de abnegación y de humildad, esto solo lo he visto como un detalle de amor incalculable o bien un signo de sumisión. La duración aproximada de la acción fué de 20 min.

imagen y fotografía, Ho Wai Fong